Dolor lumbar

Dolor lumbar, lumbalgia o lumbago son términos que se usan para expresar un síntoma de dolor en la parte baja de la espalda. Es una experiencia muy frecuente y común, mucha gente lo ha experimentado alguna vez en su vida. La mayoría de las veces es un dolor que se va en unos días, con algún tratamiento para el dolor, algo de reposo y algún estiramiento o fisioterapia. La gran mayoría de las veces no se conoce la causa que ha generado este dolor.

En otras ocasiones el dolor es debido a una lesión concreta. Una de las más frecuentes es la degeneración o desgaste del disco intervertebral. El disco intervertebral es una almohadilla o amortiguador que existe entre las vértebras. Su desgaste conduce a un mal funcionamiento de la columna, pudiendo degenerar hacia una hernia discal o hacia artrosis de columna.

Hay causas graves de dolor lumbar. Éstas son las infecciones de la columna (espondilodiscitis), los tumores y metástasis vertebrales y las fracturas. Las lesiones graves se pueden sospechar por los antecedentes del paciente, algunas peculiaridades de los síntomas o las características del dolor.

Ante un dolor lumbar no necesitamos buscar necesariamente la causa, a no ser que sea de larga duración o haya motivos para pensar que es debido a causas graves como las antes citadas. Lo primordial es salir del episodio del dolor lumbar tratando los síntomas.

Si se necesita profundizar en las causas se realizarán pruebas de imagen radiológica. Se pueden realizar radiografías simples, pero casi siempre se completa el estudio con una Resonancia Magnética.

El manejo inicial del dolor lumbar consiste en mantenerse activos, sin realizar esfuerzos, pero minimizando el reposo en cama. Se puede tomar algo de analgesia, poner calor suave y en cuanto el dolor lo permita realizar estiramientos de columna lumbar.

Si las pruebas diagnóisticas revelan causas concretas el tratamiento irá orientado a esa lesión que causa el dolor.

El contenido de esta página tiene carácter exclusivamente divulgativo; si necesita consejo médico profesional, consulte con el Dr. Hernández.